El uso de tractores y cosechadoras es indispensable en los trabajos de agricultura. Estos se encargan de realizar diversas tareas como remover la tierra, eliminar la maleza, abonar el suelo, entre otras acciones esenciales. 

Por ello, necesitan de mantenimiento constante para garantizar su buen funcionamiento y sobre todo, para garantizar la seguridad de las personas que los operan. Es importante que un mantenimiento preventivo sea realizado en lugares certificados y especializados. 

Cuando el mantenimiento no se produce de forma continua, las maquinarias, además de presentar desperfectos, pueden poner en riesgo al conductor y a las personas que se encuentren cerca. Además,  es necesario tener en cuenta que arreglar una avería causada por la falta de mantenimiento puede ser más costoso.

A continuación, te contamos un poco más sobre el mantenimiento de este tipo de maquinarias agrícolas:

Revisión técnica y mantenimiento de tractores

 

1. Revisa el sistema de frenado 

Uno de los sistemas cuyo mantenimiento continuo es indispensable es el del frenado. Aquí se realiza la lubricación de los frenos, su ajuste, así como el engranaje de los pedales. Los especialistas recomiendan que a la menor señal de pérdida de eficiencia, es necesario revisar inmediatamente y por completo el sistema de frenado. 

Es importante estar atentos a cualquier signo de desgaste, como las vibraciones o  fricciones, y reemplazar a tiempo las piezas que sean necesarias. El paso del tiempo, las altas temperaturas o un choque provocado por el operador, también pueden producir desgaste e imperfectos. 

 

2. Controla los niveles de lubricante

Otro aspecto importante para la seguridad es la inspección de los niveles de lubricante. Esto permite extender la vida útil de las maquinarias, ya que reduce la fricción de las partes movibles y ayuda a prevenir las roturas. 

Las partes movibles se encuentran principalmente en el sistema de frenos, enganche y en el embrague. Todas estas cuentan con un conector que debe ser lubricado de forma constante y, sobre todo, de forma correcta. 

 

3. Mantén las maquinarias siempre limpias

Los tractores y cosechadores cuentan con sellos y filtros que siempre deben mantenerse limpios y libres de contaminación para que puedan funcionar a la perfección. Por ello, es necesario revisar los sellos y cambiar los filtros todas las veces que sean necesarias. 

Asimismo, los respiraderos también deben ser revisados con frecuencia para evitar que la cabina se convierta en una especie de aspiradora y a causa de ello sus componentes electrónicos se dañen. 

También se debe evitar que las maquinarias estén expuestas al viento y al sol, ya que podrían oxidarse. En caso de que las maquinarias permanezcan inactivas por largos periodos, es útil encenderlas cada cierto tiempo para prevenir la oxidación, así como las fallas y averías. 

 

4. Realiza el mantenimiento preventivo con especialistas

Realizar mantenimientos preventivos en centros autorizados y con especialistas es fundamental, ya que los tractores y cosechadoras New Holland cuentan con partes delicadas y frágiles que solo pueden ser tratadas por personal calificado. 

En estos centros también podrás llevar la programación adecuada de mantenimiento, los especialistas podrán notificarte en caso se presente algún problema con la maquinaria, y también podrán auxiliarte ante cualquier inconveniente. 

En New Holland contamos con un equipo especializado en el mantenimiento preventivo de tractores y cosechadoras. Si deseas conocer más al respecto comunícate con nosotros llamándonos al 981 252 643 o escribiéndonos al formulario de contacto.